Abrir los ojos

Mi esposa es médica.

Hace unos días nos enteramos de que la madre de una amiga se puso delicada de salud (más de 80 años), fué internada casi en estado de inconsciencia. Empeoró rápidamente hasta que sus ojos quedaron permanentemente cerrados y no respondía a ningún estímulo. Parecía estar en coma.

Varios médicos la revisaron pero no lograron que reaccionara y era practicamente imposible que abriera la boca para tomar la medicación.

Uno de esos días, mi esposa, fue a visitarla por primera vez. Comenzó a revisarla (como suelen hacer los médicos) hasta que llegó a sus ojos y le levantó los parpados (también en una revisión de rutina) y le habló.

Esta señora, en ese momento movió sus ojos y reaccionó, comenzó a hablar  y a comunicarse, reconoció a los presentes. Hoy nos enteramos de que camina y que pronto le darán el alta.

No pude evitar hacer un paralelo con lo que suele pasarle a muchos de los equipos con los que me encuentro en mi trabajo como coach.

La mejor manera de disparar un cambio es, simplemente, ayudarlos a abrir los ojos, a comunicarse. Es mucho mas efectivo que aplicar la fuerza (en sus diversas maneras). Las retrospectivas son muy efectivas para este fin, en mi opinión.

En caso de esta señora, fue mucho mas efectivo el simple gesto de levantar sus parpados que todos los esfuerzos anteriores de varios médicos.

A mi me dejó pensando, espero que a ustedes también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *